Sociedad & cultura

Sociedad & cultura El Teje Nº6/2010

Teatro x la identidad

Por Daniela Vizgarra (desde Tucumán)

Teatro x la identidad

Cuando las puertas se les cerraron en otros lados, ellas abrieron un espacio de trabajo escénico que las llevó de Santiago del Estero al Primer Festival LGTTB tucumano.

En un patio de un hostal en la provincia de Tucumán, se encuentran cuatro mujeres bordando entre plumas y lentejuelas. Son las chicas de la primera compañía de teatro trans que ganaron la elección para participar en el 1° Festival de Teatro LGTTB Carlos Jáuregui que se desarrolla en Tucumán. La obra de teatro cuenta la historia sobre tres días de carnaval donde las travestis tienen la libertad de pasearse por todos los lugares públicos sin ser detenidas, ni amenazadas. En el medio, la obra intenta hacer educación explícita y clara sobre cuáles son nuestros derechos con una especie de mini cortes comerciales que hacen de la propuesta una puesta en escena singular.


La situación se desarrolla en la casa de doña Marta, donde llegan dos chicxs de diferentes provincias, cada una con problemas pero con la intención de ocupar el primer puesto de vedette en la comparsa.


Luisa es amiga de doña Marta y pasa a hacer de intermediaria de los conflictos que ocasionan las disputas de las muchachxs. En la obra se habla del tema de la edad, del respeto por las personas mayores, y de pagar un derecho de piso antes de llegar a tener ese primer puesto en la comparsa.


En este momento, todas están ansiosas, entusiasmadas y desesperadas porque se viene la lluvia y los mates están saliendo lavados y no hay tiempo para el parloteo. Los vestuarios están siendo refaccionados por el trajín del viaje ya que llegaron muy temprano desde Santiago del Estero. Luisa apunta a las chicas para que den lo mejor de sí, ya que en la última representación se perdían las voces y el público no escuchaba ni un pito.


Hicimos una pequeña nota entre mates y plumas a una de las actrices.


—¿Cómo te sentís con esto de estar en el Festival de LGTTB Carlos Jáuregui?


—La verdad es que teníamos mucha esperanza, euforia por aparecer de una buena vez en este Festival tan importante para la comunidad trans.


—¿Cómo se formó el grupo?


—La misma discriminación y el rechazo que sentíamos en Santiago del Estero nos hizo pensar y proponer nosotras mismas otra forma de vivir o de buscar un frente y así poder enfrentar la vida. Empezamos a cuidarnos entre nosotras, un grupito pequeño de chicxs donde entregábamos preservativos, nos afligíamos cuando nuestras compañeras no se iban hacer el testeo del VIH y tratábamos de inculcar el uso del preservativo. Fuimos descubriendo que podíamos exigir derechos, empezamos a abrir nuestro margen de conocimiento y creciendo, creciendo ponderamos las cosas hasta que llegó la obra de teatro. Que fue un disparador muy importante en Santiago del Estero, porque en los lugares donde la obra se ha presentado ha sido con un lleno total, las veces que se presentó. Y hasta fue declarada por el Instituto Nacional de Teatro de gran impacto social.


—¿Cuál es tu papel y cómo es tu personaje?


—Mi personaje se llama Luisa, es la secretaria de la dueña de la casa, un poco bruta, tiene un poco de conocimiento de la vida, pero no tiene bien definida su personalidad. Dice las cosas torpemente, un poco agresiva. Pero en el fondo intenta que las chicxs traten de no cometer sus mismos errores.


—¿Cómo se está desenvolviendo la comunidad trans en santiago del Estero?


—Por suerte, la comunidad trans en Santiago del Estero está un poco mejor que en otras ciudades. Hay cierta apertura relacionada con lo trans. Y eso es importante, no te olvides que estamos en una provincia donde predomina el machismo y la iglesia. Casualmente vamos a organizar un evento A.T.T.A, en la Universidad Nacional de Santiago del Estero. El evento ha sido declarado de interés provincial por la cámara de diputados. Para nosotrxs es muy importante que el Estado empiece a tomar las problemáticas nuestras. Estamos impulsando nuestra manera artística y política, queremos de una buena vez que se trate la Ley de Identidad de Género.


De pronto, empezó a llover. Las chicas empezaron a guardar todo el despliegue del vestuario en sus habitaciones, en tres horas tenían que debutar en el Festival. Se las notaba muy contentas, muy animadas. Me despidieron con un gran beso para todxs las chicas de El Teje. Y me decían: “Todo se puede en la vida si uno lo sueña”.


 


Foto por Ruben Lopez